La Cultura de un Territorio

La Cultura de un Territorio

que ha creado un Puente entre la Artesanía y la Industria

Es suficiente recorrer unos kilómetros por este territorio para descubrir cómo la notable presencia de la pequeña y mediana industria revela una cultura manufacturera local de excelencia y cómo la densidad productiva destaca la capacidad de muchos habitantes de poseer una vocación especial por el trabajo intenso en su excepción emprendedora.
El primer gran momento evolutivo fue en los años sesenta, cuando comenzó la industrialización del territorio transformando y desarrollando una experiencia artesanal ya profundamente arraigada; la segunda aceleración tuvo lugar en los años ochenta, cuando el “éxito” de la zona pareció obvio y convirtió este territorio en un fuerte polo de desarrollo nacional y europeo.
El tercer momento crucial está ahora en curso y es, quizás, el más complejo, ya que consiste en el paso de un tipo de desarrollo espontáneo y extensivo a uno más intensivo, que aprovecha a pleno ritmo las inversiones en tecnología ampliándolas con conocimientos de gerencia y proyección hacia el comercio internacional.
Todo esto está fundado en procesos de cambio generacional capaces de activar nuevos escenarios de desarrollo empresarial y nuevos modelos de emprendimiento innovador.